Gestión Del Estrés


¿Qué es el estrés?


El término estrés significa respuesta psicofisiológica que está provocada por una reacción de cambio, actual o esperado, en el entorno o dentro de la persona. Al ingresar una escuela de derecho surgen cambios en el entorno, en las clases y en la rutina estudiantil. Hasta que los estudiantes se acostumbran al nuevo entorno y a los nuevos procesos y métodos requeridos en el estudio de derecho, el estrés podría influir sobre su experiencia en el ámbito de la enseñanza.

La respuesta al estrés no es inherentemente un proceso negativo. Es una parte del sistema de seguridad humano que ayuda a las personas cuando se encuentran en situaciones peligrosas estimulando una respuesta protectiva que incluye luchar contra la amenaza o huir de la fuente de la aflicción. Sin embargo la lucha ni la huida son respuestas aceptadas cuando estamos en una clase aunque los alumnos perciban peligro y sus cuerpos puedan responder con una reacción clásica de estrés a esta percepción. Ho existe peligro físico real para el alumno pero el organismo humano responde a la percepción de amenaza a su autoestima como si fuera amenaza física. Cualquier ambiente nuevo o cualquier experiencia nueva pueden incentivar esta respuesta. Normalmente los alumnos han aprendido a superar estas sensaciones reconociendo que ellos están vinculados a la experiencia nueva, pero aun así ellos pueden sentir ansiedad al tener que ir a la clase o prepararse para la clase hasta que se sientan más cómodos allí.

El término “estrés” se refiere también a los efectos posteriores de la respuesta física. Esto se puede acumular con el tiempo y crear tensión sobre los sistemas físico y psicofisiólogico. El estrés y la acumulación del estrés pueden provocar una resistencia reducida a resfriados y estimular las depresiones. Estas respuestas al estrés acumulado son muy desagradables y deben ser observados por si provocan debilitación todos los estudiantes reaccionarán de esta manera ante estos cambios. Esto es normal. Sin embargo muy pocos alumnos pueden tener reacciones más extremas que necesitan ayuda adicional.

Ejemplos de reacciones de estrés que provocan debilitación o llegan a extremos:

• Síntomas frecuentes e intensos de ansiedad
• Falta de sueño
• Malestares estomacales constantes
• Cambio significativo en los hábitos alimenticios como incapacidad de comer regularmente o comer excesivamente con regularidad.
• Incapacidad de concentrarse en un solo tema por temor que los demás temas no serán tratados (cubiertos)
• Incapacidad de leer par alas clases o estudiar
• Temor extremo de ser preguntado algo en clase por la incapacidad de articular bien si tiene que responder.
• Intentos de escapar las situaciones de estrés como el abuso de alcohol, abuso de drogas y ausencia de las clases.

A medida que los alumnos se adaptan y empiezan sentirse como en su casa en la escuela de derecho durante el primer semestre, sus reacciones normales ante el estrés tienden a desparecer. A veces algunos estudiantes sienten un estrés extremo pero frecuentemente existen factores laterales que se añaden al estrés general provocado por los cambios relacionados con la educación.

El estrés a largo plazo se acumula especialmente cuando las respuestas al estrés son frecuentes, intensas y de mucha duración. La acumulación de estrés puede provocar problemas de salud graves. Ya que no solo la escuela de derecho pero la práctica de esta profesión puede ser estresante y tiene alto nivel de inseguridad es bueno poder reconocer los síntomas del estrés y saber cómo reducir las influencias negativas del estrés.

¿Cómo puedo reconocer el estrés?


Hay dos tipos de síntomas que asociamos con el estrés: la respuesta urgente al estrés y la acumulación del estrés.

La respuesta urgente generalmente se reconoce fácilmente. Recuerde, es una respuesta normal. Los síntomas incluyen:

• Ritmo cardíaco rápido
• Respiracón rápida y superficial
• Flujo rápido e intenso de sangre en la cabeza, después del cual pueden surgir dificultades con la memoria a corto plazo.
• Malestar estomacal
• Manos frías
• Tensión muscular

Ha varias técnicas útiles para contrarrestar estas respuestas:

• Concentrarse en el presente, Qué puede hacer el alumno ahora mismo.
• Trabajar con pensamientos de juzgarse a sí mismo. Los alumnos que han reaccionado al estrés pueden darse cuenta de que el contento de estos pensamientos puede enfatizar el proceso de juzgarse a sí mismo. Estos pensamientos a menudo empiezan con las palabras “si pudiera” o “qué pasaría si”. Los pensamientos de “si pudiera” pertenecen al pasado. Los pensamientos “qué pasaría si” pertenecen al futuro. Los estudiantes no pueden repetir el pasado. Concentrarse sobre lo que no se puede remediar en vez de aprender las lecciones y seguir para adelante conduce a pérdidas de tiempo y de atención a necesidades y actividades actuales. Tampoco es muy productivo anticipar posibilidades negativas. Estos pensamientos acentúan y extienden la respuesta al estrés. Deje de lado los pensamientos enfocados en el miedo o experiencias desagradables del pasado o de guiones potenciales. Sustitúyalos por pensamientos de éxitos en el pasado y logros que mantienen la sensación de autoestima. Los pensamientos positivos dan coraje y los alumnos se acuerdan de las estrategias que han utilizado en tiempos de apuro.
• Un ejercicio de respiración: Regule la respiración físicamente retardándola y concentrándose mentalmente en el presente. Exhale a través de la boca, dejando salir la tensión mental y física. Inhale a través de la nariz imaginando que el aire trae relajación, sensaciones de seguridad e imágenes positivas de Ud. mismo. Retenga durante 3-5 segundos concentrándose en la sensación de seguridad. Vuelva a exhalar u empiece otro ciclo. Continúe repitiendo este proceso durante 3-5 minutos hasta que haga falta.
• Haga ejercicios físicos: Intente estirarse, respirar profundamente y moverse. Es mejor salir al aire libre, dar un paseo, si no, dar vueltas a la escuela. Es recomendable incluir un programa de ejercicios como parte de la rutina semanal por lo menos tres veces a la semana.

¿Qué provoca el estrés?


Para que aparezca una respuesta al estrés deben existir una percepción y evaluación de algún cambio o amenaza. El humor en su carácter se debe a las aventuras que uno tiene cuando no puede localizar o pierde sus gafas. Debido a sus problemas de vista no percibe los objetos físicos, animales o personas. Sus percepciones falsas no detectan lo que para la mayoría de las personas es una fuente de peligro. Ya que no “ve” el peligro, no consigue evaluar adecuadamente las circunstancias. No sabe que se encuentra en una situación precaria y por eso no siente estrés. Es la tensión entre su percepción de la situación y las percepciones de los espectadores que crea el compromiso y el humor que la gente siente al verlo moverse. De hecho es el espectador que responde al estrés. El estrés requiere un proceso cognitivo, el reconocimiento del peligro potencial o actual para provocar una respuesta. Una vez aparecida la advertencia cognitiva de peligro la fisiología de la persona cambia. Lo que realmente causa el estrés es diferente para los diferentes tipos de personas porque cada uno evalúa el peligro potencial o actual de diferente manera. Por ejemplo hablando ante la clase puede ser algo estresante para unos y al mismo tiempo muy estimulante para otros. Sin embargo lo que es válido para todos es que si una vez alguien estima que una situación es una amenaza, el cuerpo responde con una respuesta urgente. El efecto de la acumulación de estrés también es muy individual. Sistemas u órganos que resultan más débiles debido a enfermedades hereditarias o de experiencias personales son más susceptibles a los desgastes naturales del estrés acumulado. La respuesta al estrés disminuye el funcionamiento del sistema inmune reduciendo la capacidad de resistir a las enfermedades. Cuando la energía de adaptación se agota existen menos recursos para combatir las enfermedades y mantener un estado regular. El cuerpo tiene menos flexibilidad para recuperar. Descanso, vacaciones u otras posibilidades de reponer los sistemas físicos permiten a las personas restaurar físicamente la energía de adaptación y crear una distancia de factores de estrés que provocan la reevaluación cambiando a menudo la percepción y/o la evaluación de la situación para reducir el estrés o el miedo. Un ejemplo en este sentido es la diferencia entre el primer examen y el último. Normalmente queda menos energía disponible para la preparación para el último examen.

¿Qué es la acumulación del estrés?


Los síntomas de la acumulación de estrés son menos dramáticos que los síntomas de la respuesta urgente pero son igual de reales. También reflejan una respuesta protectiva. Estos síntomas son una advertencia que el estrés ha alcanzado ciertos niveles en el cuerpo. Un término común relacionado con al acumulación de estrés es el agotamiento. La respuesta física a factores que provocan estrés es literalmente el agotamiento de la energía física. La mayoría de las personas tienen un almacén de energía extra llamada energía de adaptación que ayuda al sistema psicoemocional adaptarse a los cambios y proporciona fuerza extra y resistencia en casos de emergencia. Cuando las personas utilizan esta energía de adaptación es posible que aparezcan algunos de los siguientes síntomas.

• Sensación “en el borde”
• Reacciones explosivas
• Se muestran inusualmente apartados
• Agotamiento y apatía
• Resfriados y enfermedades frecuentes
• Impaciente y hostil con los demás
• Actitud pesimista
• Depresión

Hay varias maneras para contrarrestar la acumulación de estrés pero todas requieren ser consciente de los síntomas y del problema del estrés acumulado. Cuando uno se da cuenta del problema y está motivado por los síntomas o el conocimiento de las consecuencias negativas del estrés es posible enfrentarse a los modelos que provocan el estrés e introducir técnicas de intervención.

¿Cómo podemos manejar el estrés con más eficacia?


Cuatro áreas generales de intervención:

Psicológica: La intervención psicológica se centra en el proceso de la evaluación de la esencia de la respuesta al estrés.

• Preparación y expectativas acertadas: Estar preparado reduce el estrés.
• Control: Ser consciente de lo que uno puede control y lo que no puede. Olvídese de lo que no puede controlar..
• Desafío: Tome cada tarea como un desafío
• Progreso: Mida su progreso positivamente.
• Humor: El humor da la perspectiva.

Intente no tomarse demasiado en serio, aunque consigue los objetivos o no, todo es cuestión de encontrar dónde puede seguir sus estudios.

Física: La respuesta al estrés preparar el cuerpo para el proceso físico, luchar o huir. La mayoría de los factores que provocan estrés diariamente no pueden ser enfrentados o evitados. El cuerpo todavía reacciona a estos factores creando una respuesta que da energía potencial para una respuesta física. Cuando el organismo no utiliza completamente estas adaptaciones químicas al estrés y cuando los factores siguen influyendo sobre los sistemas cognitivo y físico, es necesario librar el cuerpo de estas sustancias de adaptación mediante ejercicio físico y descanso para que el cuerpo recupere su estado normal. La comida nutritiva también es muy importante para recuperar el cuerpo después de la respuesta al estrés o cuando los factores que provocan el estrés son constantes.

Social: La gente suele superar el estrés mejor cuando reciben apoyo social. Mantener contactos con la familia o con los amigos ayuda a reducir el estrés. Los grupos estudiantiles y las organizaciones en las escuelas de derecho pueden proporcionar apoyo. Se apoyan uno a otro mediante este proceso. Estar en contacto con su familia y sus amigos. Lo que hace de un sitio cómodo es que allí sientes apoyo. Estudiar derecho es estresante. ¿Cómo esta compañía o grupo resiste a la prueba de apoyo?

Ambiental: Los sistemas pueden crear o reducir el estrés. Examine su entorno para crear un sistema menos estresante. Examine trabajos potenciales para saber de qué manera sus sistemas crean o reducen el estrés